domingo, 3 de enero de 2016

¿Libertad?

Hoy he leído un buen comentario a cerca de lo ocurrido con Cristina Pedroche. Voy a empezar sin orden alguno porque ha sido lo que me ha impulsado a escribir una entrada que se sale de lo que normalmente escribo. Hoy no voy a hablar de mí. 
En una foto en la que sale Cristina Pedroche, con su para mí magnifico vestido de las campanadas, he  leído un comentario de una chica que en esencia decía lo siguiente: no es Cristina Pedroche la que elige ese vestido para la ocasión, si no que es Antena3 quien impone ese vestuario para ganar audiencia. El único fin es el de ganar audiencia con mujeres que aceptan enseñar el alma. Si lo hiciese una chica cualquiera se le criticaría muy duramente.
Lo que más me ha llamado la atención es que por curiosidad he entrado en el perfil de esta chica, y se trata de una chica muy guapa, y tras ver un par de fotos no he llegado a entender su comentario.  En su perfil tiene fotos muy sugerentes en las que se concluye que está realmente orgullosa de su bonito cuerpo, algo que me parece excelente. Fotos en bikini, con vestidos  cortos, ajustados, con escotes... Por favor, quiero dejar bien claro que NO estoy juzgando el contenido, solo es una introduccion a algo que quiero decir. Así que vamos al tema. ¿Por qué una chica cualquiera sí puede mostrar su curpo libremente en su perfil de instagram, pero  a la vez criticar el atuendo de Cristina Pedroche? Me ha chocado mucho el comentario, la verdad. Lo veo más propio de otro tipo de personas. 
A todos nos gusta ser libres y hacer lo que queramos sin tener que lidiar con críticas dolorosas, pero luego somos los primeros que criticamos sin reparar en daños cuando vemos algo contrario a nuestra manera de entender la libertad y la situación. Por ejemplo, una chica que va en tacones a clase o arreglada a la biblioteca. El blanco perfecto para las criticas. Y para no poner solo de ejemplo un caso de una chica. Imaginate que un chico va en traje a clase, o en chandal de fiesta. Son situaciones en las que nos llevaríamos las manos a la cabeza y pensaríamos pero, ¿y estx? Vaya pintas. Cómo se atreve. 
No voy a negar que nunca lo he pensado, claro que sí. Pero tambien he de reconocer que cada vez menos, porque cada vez soy más partidaria del no le hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti. Hakuna matata, vive y deja vivir.
Por lo que ya no entro en esos temas porque me parecen muy peliagudos y comprometidos. Mientras no me afecte a mí directamente, prefiero no juzgar, ya que no sé la razón que se esconde tras cada tacón, vestido, chandal o corbata. Aunque sinceramente tampoco me interesa. 
Ahora entrando en el caso de un personaje público, como Cristina Pedroche. Como es un personaje público y referente para algunos, ¿tiene o no el mismo derecho que la gente no conocida? ¿Tiene más responsabilidad? Supongo que es algo muy complicado y dificil de responder. Cada uno tiene su opinión. Yo, obviamente, tengo la mía. 
El tiempo que pasé en Irlanda me lo pasé entero sin juzgar a nadie porque no lo veía necesario, y creedme que se vive mejor. Allá cada unx con sus transparencias, tacones, chanclas, gorros o corbatas mal puestas. No seré yo la que trate de impartir leyes de moral. 
PD: solo haré un pequeño comentario, ojalá fuese tan fácil enseñar el alma como lo es enseñar el cuerpo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?