lunes, 20 de mayo de 2013

Y los viernes, que ya no son viernes.

Creo ser de las pocas personas a las que les gusta la rutina. Todo el mundo odia la rutina, y trata de escapar de ella. Les ''asfixia'' la monotonía. Y yo me pregunto por qué.
Me gustan mis manías,  mis rutinas, mis costumbres, puedes llamarlo como quieras. Y no me gusta deshacerme de ellas, porque ya es costumbre. Porque es muy fácil acostumbrarse a lo bueno, y para mí lo bueno está en las pequeñas cosas del día que me hacen sentir bien. Porque si el miércoles se cena tortilla, el jueves es noche de pizza y los fines de semana desayuno churros, ¿por qué cambiarlo? Me gusta, y me gusta hacerlo siempre. Me gusta ver los mismos programas los mismos días de la semana, cada semana. Me gusta levantarme los sábados y domingos y ver la MTV, me gusta desayunar en vaso, y tomar leche para cenar en taza. Me gustan mis pequeñas manías que me hacen ser como soy. Y me gusta que los viernes, sean viernes. Y ya no lo son.
''Tan frecuente como extraño, si no puede hacerte daño no te hará feliz''


domingo, 5 de mayo de 2013

A la altura justa de tus ojos.

Busco la manera de decirte que te quiero, que tengo la cama llena de asuntos pendientes. Que nadie sabe darme esos besos, y que no soy nada sin ti. Cada día soy mas consciente de que hay cosas que no se tocan por miedo a que se rompan, como me rompes los planes o el cabecero de la cama. Como se cae el mundo cuando no estas, como se me caen las bragas cuando me susurras que te agarre fuerte, que quieres más.
Lúchame con besos, déjame ganarte,

reinventarnos a la vez será cuestión de práctica,
bebe de la sed que siento al admirarte,

muérdeme las ansias pero sin cansarte.





A veces te quiero, y a veces también.

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?