lunes, 28 de enero de 2013

Surtout ses détails


Por pedir, pido veinticuatro horas a tu lado
 en las que nos dé tiempo a todo menos a perder el tiempo.
Por pedir, pido que me baste ese día 
para convencerte de querer estar conmigo por el resto de tus días. 
Por pedir, pido y preciso que exista un preciso momento
 en el que se te escape un beso cuando menos te lo esperes,
 y cuando más lo lleve esperando yo. 
Por pedir, te pido en una tarde lluviosa, 
dentro de una casa sin gente y sobre un sofá sin cojines,
 para que sólo puedas abrazarte a mí
en frente de mi película favorita.
Bueno, si quieres, en frente de tu película favorita.
Me pido entonces tus dedos acariciando mi brazo, 
y mis cosquillas jugando al escondite con ellos. 
Por pedir, pido dar un paseo al mismo paso, 
frenarnos en seco de repente, 
y mojarnos los labios sin que nos vea la gente. 
Pido, mientras caminamos por cualquier calle, 
llevarte y traerte al contarte cualquier estupidez, 
agarrando con mi mano tu brazo,
 y tu risa fuese la mejor de mis melodías, 
y despues, en un intento por no dejarme ir, 
me hagas perder todo menos la sonrisa.

domingo, 27 de enero de 2013

Deberías.

Hoy he recogido mi habitación. He encontrado cosas con casi más años que yo. Cosas que guardo de cuando era pequeña, cosas que en su tiempo me encantaban y no quería utilizar por miedo a que se me gastasen, y no disfrutar más de ellas. Hoy las he tirado. Ni las disfruté en su momento, ni las he llegado a disfrutar nunca. Supongo que siempre me ha pasado, nunca he sabido aprovechar las cosas cuando las tengo, cuando es el momento de sacarle todo su jugo y dejar que me hagan feliz, aunque no me duren para siempre. No sé dejarme llevar, no sé querer lo que quiero, no sé disfrutar el momento. Puede que sea un desastre, o tal vez un error. Y si lo soy, creo que deberías cometerme.
Soy todo lo que me pasa.

martes, 15 de enero de 2013

Y pensar que dormimos bajo el mismo cielo, pero no bajo las mismas sábanas.

Me apetece. ¿Por qué no? Hacía mucho que no escribía, que no te escribía. Porque ya sabes que funciono así, a través de impulsos. Que si me apetece, te mando una centena de mensajes, y si quiero, me visto y me planto en tu casa. ''Ve al salón, mira por la ventana'' Ya lo sabes, seremos como el perro y el gato, pero te quiero. Porque tenemos momentos para aburrir a cualquiera. Casi tantos malos como bonitos, pero yo me quedo con los últimos. Y entre los buenos, no sabría elegir, pero si se me cae la babilla por alguno, son los que muchos tratan de planear de alguna manera, hacerlos especiales, y tú y yo los tenemos de manera natural. Porque giro mucho mejor agarrada de tu cintura, y mucho mejor si me dices ''mírame''. Porque abrazadita a ti se dormiría de lujo, y podría pasarme así todo el día. También me quedo con el 29 de diciembre, pues porque sí. 
Por los momentos que llevamos, y los que nos quedan.




Nunca te has visto como te ven mis ganas, por eso no sabes que ahora mismo me dejo la vida en los dientes por pegarte un mordisco.
#EsAmorSi te quedas dormida mientras hablas.
#EsAmorSi pronto se hace tarde
#EsAmorSi te da un beso en la frente
#EsAmorSi viene a la puerta de tu casa con una tableta Milka con Oreo.

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?