sábado, 13 de septiembre de 2014

Quédate.

Ahora mismo tienes 1943 lágrimas con sabor a día a día y 37 barcos esperando tu regreso, dispuestos a ir a buscarte donde sea. Tienes un guante dispuesto a  sujetar tu mano, varias canicas dispuestas a convertirse en mundo, tienes bolis firmados disponibles para firmar que te quedas y no te vas. 
Ahora mismo, tienes envoltorios de chocolate, bombones y caramelos, con sabor a pasado deseando convertirse en furuto. 

Tienes a alguien que, ahora mismo, tiene miedo de terminar una frase, de hacer una pregunta, de quedarse esperando algo que no va a volver. Tienes a alguien que se despierta a las 6:09 de la mañana y disfruta de los cortos segundos que suponen no acordarse de lo que pasa. Hasta que pasan, y pasa. Y pasa esto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?