domingo, 14 de septiembre de 2014

Eres refugio.

Cada vez que estoy apunto de desangrarme escribo. Es como tapar una herida con un parche momentaneo. Alguien envenenado necesita expulsar el veneno, pues lo mismo pasa con los sentimientos.
O los expulsas, o mueres. 
Ahora mismo soy alguien que se siente vacía,  una exdrogadicta que se junta con drogadictos consumiendo en su cara, no sé si me explico. No hablo de cocaína, extasis o María. Aunque sí tienen que ver con un nombre. 

Igual es un poco suicida poner tu foto de fondo de pantalla, pero necesitaba un refugio. Necesitaba sentirte cerca, o creer que así es. Refugio, casa, apoyo. Eso eres. Un 3 en 1, un mucho en uno. Ahora estoy en un punto de o todo o nada.  

No puedes decirme que no eres tan importante, cuando eres alguien que crea una necesidad. 
Dios, que no me digan que estoy pasando por  el mono, porque no eres algo a lo que uno se puede enganchar y olvidar.


Refugio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?