jueves, 24 de noviembre de 2011

Quédate conmigo, por favor...

No lo sé, sinceramente, hoy me siento frente a la pantalla sin ánimo de escribir. Supongo que lo que escriba hoy, lo aprobaré y desaprobaré muchas veces a lo largo del día de mañana. Y es así, no sé si la culpa de mi montaña rusa emocional la tienes tú, o la tengo yo.


Nuestra historia es una de esas completas, la verdad (si es que se le puede llamar historia...) Tenemos todo tipo de momentos: de ternura, de odio, de amor, de piques, de miradas... Yo creo que no nos falta nada, por lo menos nada imprescindible. ¿Puede ir a más? Por supuesto. Los números son infinitos, y entre nuestro nueve y el deseadísimo diez, hay el mismo número de puntos infinitos que en el resto de la recta.
Nos queda un largo, larguísimo camino para alcanzarlo, pero tranquilo, llegaremos.

2 comentarios:

  1. Buff! Yo también he tenido de esos días y que sepas que aunque no tengas ganas de escribir escribes genial! :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias:) Me paso todos los días por tu blog, es genial! Y muchas veces pienso lo mismo..
    un beso!

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?