domingo, 20 de noviembre de 2011

Eres lo mejor de mi vida, lo mejor de mis días.

Podía ver perfectamente cómo el mundo entero giraba en torno a ese punto. Hasta el momento, nunca jamás había visto la simetría del cosmos, pero ahora me parecía evidente. La gravedad de la Tierra ya no me ataba al suelo que pisaba. Lo que ahora hacía que tuviera los pies en el suelo era él

2 comentarios:

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?