viernes, 2 de diciembre de 2011

Te echaré de menos, lo prometo.

Los días son cambiantes, totalmente. Te levantas sin saber cómo se va a desarrollar la jornada y aunque a veces empieza siendo redonda y acaba siendo un completo desastre; otras veces, sucede al contrario. Los días perfectos no existenTampoco te levantas siendo consciente de lo especial que puede llegar a ser ese día. Unas veces bueno, otras no tanto.
Y lo quieras o no, así sucede. Es un 'sí o sí ' del destino. Crees que la vida te ha dado los suficientes motivos para tomar una decisión, pero a veces esta no es la correcta. Tiempo. Pausa. Para. No hay marcha atrás. Lo has prometido, te lo has prometido. Es un compromiso con el futuro, con tu bienestar, con el caprichoso destino. Así que adelante, hazte responsable de tus decisiones, y no mires atrás, por lo que más quieras.

3 comentarios:

  1. A mi me apasionan esos días que no prometen nada pero se vuelven especiales. Un beso.

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?