viernes, 9 de diciembre de 2011

No pienso volver a aguantarme las ganas de darte un beso.

 Somos capaces de sobrevivir a dos guerras mundiales, capaces de sobrevivir a heridas casi mortales, capaces de tener una grave enfermedad y seguir existiendo. Pero increíblemente, somos incapaces de aguantar las ''heridas'' que nos puede crear un desamor.
Nos enfrentamos a tormentas y a naufragios; aguantamos lo inaguantable, y luego nos ahogamos en nuestras propias lágrimas. Es algo peculiar este ser humano, ¿no?

6 comentarios:

  1. Increíble tu blog , te sigo porque me encanta*-*

    ResponderEliminar
  2. Paatri(: oye qeu soy Sandra la que me has comentado en el blog, que yo te voy a seguir a ti que tienes un blog precioso... que me encanta! y que me gustaria que siguieras poniendo tu opinion en el mio:D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. me encanta tu blog :) te sigo! te pasas por el mio? www.mariawisoso-thehappylife.blogspot.com besitos!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado el post, y el estilo del blog....
    Te he encontrado por casualidad, me gustaría invitarte a pasarte por mi blog y a seguirme si te gusta!!

    Un beso;Claire.
    c.o.c.o.

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón, enserio me encanta:)

    unbesito:)

    ResponderEliminar
  6. Siempre han sido mucho más dañinas las guerras internas que las externas. Son las únicas heridas a las que no se les puede poner una tirita.
    Te sigo el blog
    Un beso

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?