martes, 15 de noviembre de 2011

Echando un pulso, a ver quien es más fuerte.

Es probable que nosotros mismos coloquemos un no donde hay un espacio en blanco, limitando nuestras propias posibilidades. Si nunca te vas a tirar al mar por miedo a que te coman los tiburones, nunca conocerás la sensación de nadar entre delfines.

~ TE QUIERO, y no sabes cuanto.

1 comentario:

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?