lunes, 28 de noviembre de 2011

Eres de lo que no hay.

Disculpa, ¿cuántos errores necesitas para darte cuenta que la solución a tus problemas soy yo? Y es así, aunque estemos siempre como el perro y el gato, aunque esté destrozada a más no poder, aunque no podamos estar separados mas de cinco miseros segundos, sabes que hay algo que nos une. No sé si serán nuestros puntos en común, o los que tenemos en contra. No sé si sera el gran numero que sale si sumas todos los minutos que hemos pasado juntos, la gran cantidad de sonrisas que nos dedicamos o las innumerables lágrimas que he soltado. Puede que no tenga explicación, ni sea una suma, ni un capricho del jodido destino.
Tampoco creo que te quiera sin motivo, por arte divino o por que las estrellas lo confirmen.
Muchas veces me preguntan que qué es lo que quiero, que por qué tú, que si no eres bueno, que estoy perdiendo el tiempo, que por qué no te digo nada, en resumen, que por qué no lo intento
Sinceramente creo que nunca arriesgo porque odio por encima de todas las cosas perder. Y si te pierdo a ti, pierdo el norte.

3 comentarios:

  1. Me encanta la entrada. A veces me gustaria que alguien viviese lo mismo para que se diese cuenta de que un simple "no es bueno" no es suficiente.

    ResponderEliminar
  2. No creo que la última fe sea cierta...pero espero que no tengas que comprobarlo Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Diossss! comentaría en todas! jaja! Me encanta otra vez :) Un beso

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?