domingo, 23 de octubre de 2011

Las sabes llevar.

Me cabrea, me desquicia, no le encuentro sentido. Hay veces que no lo comprendo, muchas veces le odio. No me digas mil ''te quiero'', me gusta oler ese aroma que desprende tu cuello y esos besos de vaca que tanto detesto... como tú detestas que cambie la música antes de que acabe la canción, o otras miles de manías mías.
Detesto que te vayas, pero me encanta que vuelvas... Detesto las discusiones, no me gustan; pero me encantan las reconciliaciones. No me gusta que estés triste, ni tampoco preocupado. Cargaré contigo las veces que haga falta, pero no puedo asegurar que pueda con tanto peso... No prometo miles de días felices, pero tampoco prometo ni un día malo... Prometo miles de sonrisas, miles de abrazos y miles de besos. Prometo no defraudar; no, mejor, prometo quererte y nunca olvidarte, pero defraudar... siempre lo hacemos, tú lo sabes mejor que nadie. Sólo prometo quererte porque si de algo estoy pillada es absolutamente de tu gran gilipollez, y ahí queda.

¿Soy la mayor masoquista del mundo? El amor ya es de sí masoquista, y a todos nos llega. La pregunta es, ¿cuándo? y, ¿con quién? Nunca lo vamos a saber hasta que lo encuentres cierto día. Te cabreará hasta más no poder, y ya está, te has quedado pillada, ya no hay marcha atrás. No hay medicinas, ni tratamientos, pastillas baratas o hechiceros. Te va a encantar que se ponga celoso, te va a encantar preocuparte por él, gritarle, discutir. Hasta te va a encantar llorar, si es por él. Todo, lo malo y lo bueno. Por eso te va a encantar más lo malo, porque cuando llegue lo bueno, será aún mejor, serán pequeñas dosis de felicidad máxima. En resumidas cuentas, te va a encantar quererle, y ya está.
¿Que por qué le quiero? Ni puñetera idea.

1 comentario:

  1. Tampoco es que el amor sea masoquista, es..así. Y las mujeres le dais cienmil vueltas a cada detalle, así que ya acaba siendo el desmadre ajajajaja

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?