domingo, 10 de marzo de 2013

Esas.

Por esas personas que están contigo en las buenas, solo en las buenas. Por esas personas que tratan de que perdones todo, pero luego ellas no perdonan nada. Por esas personas que solo son capaces de decir lo que piensan a través de murmullos, dejándolo caer. Por esas personas que te dejan de lado por el sexo opuesto. Por esas personas sin opinión propia, personas que parecen camaleones adaptándose en cada momento a la situación, y adoptando la personalidad que les conviene. Por esas personas que te sonríen y les duele. Por esas personas que son capaces de pisar a los demás con tal de conseguir lo que quieren. Por todas y cada una de esas personas que vivirían de cine solas, de una manera individual, con la única pega de que no tendrían a nadie a quien restregárselo y presumir de sus logros. Que vivan. Que viva el individualismo, el egoísmo y las apariencias. Que viva lo falso, lo oculto, el cumulo. Porque cuando el egoísmo es más grande que el cariño que se tienen dos personas ya no hay nada que hacer. Esto estaba tocado, muy tocado. Y ahora... Ahora ya está hundido.
La confianza es algo que tarda años en construirse, y puede ser destruida en una sola acción. Quince son los años empleados en construir esta, y a penas un par de acciones en destruirla.
MI SONRISA ES MÍA.
Buen intento si pensabas quitármela.

1 comentario:

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?