jueves, 21 de marzo de 2013

El día después del día internacional de la felicidad.

¿Por qué poner una fecha para ser feliz? ¿por qué un día internacional de la felicidad? ¿y si justo ese día no lo eres? La felicidad es algo momentáneo, es algo que surge, que viene y  que va. Que puede durar un día, o durar un segundo. Hay gente que la encuentra y hay gente que la busca. Todos andamos detrás de la ''felicidad'', pero  no porque el calendario marque un día para ello tenemos por qué encontrarla. Es posible que sea el peor día del mundo, que estés triste y que sientas de todo menos felicidad. Puede que sean horas y horas de desastre. Y es entonces cuando llega alguien que da sentido a ese día, que por casualidad hace que el día de la felicidad cobre sentido. Que con solo mirarte te pone una sonrisa en la cara, y que cuando te giras te esconde unos cachitos de chocolate en la mochila. Tal vez ahí intervenga la suerte, la suerte de tener a alguien que sea capaz de hacerle feliz. Porque al final, todo se reduce a eso, a la suerte. La suerte de que aparezca alguien que saque lo mejor de ti. La suerte de que hayamos coincidido aquí y ahora. En el preciso instante.

La suerte que tengo yo no la tiene nadie.
BENDITA SUERTE LA MÍA

1 comentario:

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?