miércoles, 5 de septiembre de 2012

Bailar pegados es bailar.

El amor ni mueve montañas ni pide consejo, todo lo sufre y todo lo espera; entra con cantos y sale con llantos, pero mientras tanto aprovechamos y bailamos. Porque la música calma a las fieras y quien bien te quiere te hará llorar.Y hay que aprender a no llorar las perdidas, porque si echas algo a perder, se aprende. Quien desea aprender, pronto llegará a saber. A saber que la palabra es plata y el silencio es oro. Porque hay silencios que no se llenan con palabras. Lo que va, viene y lo que siembras cosechas. Que lo imposible es muy posible y mientras hay vida, hay esperanza; y el que la sigue la consigue. Muchas veces las cosas no se le dan al que merece más, sino al que sabe pedirlas con insistencia, y yo por pedir pido 24 horas al día contigo en las que nos sobre de todo menos tiempo.

No olvides que el sueño de la razón produce monstruos.
Sé que te quiero. Lo demás no importa (y las palabras sobran) 

3 comentarios:

  1. Esta entrada me ha recordado a una canción (no a la del título xD) de Coti, Bailemos. A bailar, que son dos días, dicen...

    http://atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Debe ser genial que las palabras sobren....
    Pero el amor sí mueve montañas.

    ResponderEliminar
  3. Una relación en la que las palabras sobran y los silencios lo dicen todo es amor verdadero :)

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?