martes, 4 de octubre de 2011

El tiempo no todo lo cura.

A veces, aunque no nos guste, tenemos que aceptar la realidad, abrir los ojos, a pesar de que ésta sea fea, muy fea. No todo lo que nos encontremos en la vida nos va a agradar, pero es lo que hay. Si algo no te gusta, no te queda otra que seguir adelante, caminar, aunque sea cabizbaja; hay que avanzar. Y es que, no hay tiempo suficiente para pararse en todo lo malo. Y sino, nos queda el consuelo de que cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana.


Y así es, me han cerrado una puerta  en las narices, pero también se me ha abierto una ventanita. Una muy buena.

2 comentarios:

  1. Pues a pasar por ella, y don´t look back ;) Muy chulo, como la anterior que no he podido comentar pese a intentarlo unas cuantas veces, no sé si hay algún problema...

    Pero bueno, mucho ánimo, pasa por la ventana y avanza con alegría.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Eso he hecho jaja :)
    Muchas gracias, y me alegro de que te gusten!
    Un besazo

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?