jueves, 13 de octubre de 2011

Bendito blog, bendita escritura.

Esto, el escribir, algo tan sencillo como sentarse frente al ordenador y teclear un par de letras con el sentido justo. Sí, esto que para muchos será una estupidez, una cursilada, para mí es mucho más que eso. Es mi vía de escape, de gritar susurrándole al mundo como me siento. Las cargas, el peso de llevar un querer encima, el mal humor, los malos días... Todo disminuye, se hace más pequeños gracias a esto, gracias a la pantalla, al teclado, el escribir...
Tal vez, esté haciéndome adicta, pero bueno, no sería la única cosa a la que estoy realmente enganchada.
¿Cuanto tiempo tardamos en engancharnos a algo? Poco, muy poco, o quizás no. Quizás el cariño sea cuestión del tiempo, del roce. Supongo que depende de la persona.
¿Yo? Yo hace tiempo que soy adicta a algo, a alguien. No sé si fue de un día para otro, o cuestión de un pequeño tiempo, pero aunque lleve relativamente poco así, sé que me queda una larga temporada de ''desintoxicación'' (por desgracia...)
Pero es así, el tiempo dirá y decidirá. Quién sabe, a lo mejor algo que nos parece realmente improbable, un día, le da por sorprender, y cuando lo hace, no hay quien te quite esa sonrisa de imbécil que se ha incrustado, sin pedir permiso, en tu cara.

2 comentarios:

  1. Por lo que a mí respecta, también supone una liberación a veces, y un rincón dónde descansar.

    Y espero que te dure. Y las sonrisas también.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Lo es... Eso espero y muchas gracias:)
    Un beso

    ResponderEliminar

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?