domingo, 4 de septiembre de 2011

Se necesitan dos para susurrar.

El silencio no está tan mal... Hasta, que veo mis manos y me siento triste, porque, los espacios que hay entre mis dedos, son donde los tuyos encajan perfectamente.

''Y, tantas veces como parpadee, pensaré en ti esta noche''
- Supongo que hay diferentes tipos de locura: de amor, de celos, provocada por una obsesión... Creo que la mía es la primera. Si pudiera autodiagnosticarme, probablemente, diría que es ascendente, ya que cada día, me roba un poquito más de cordura. No sé si será él, su sonrisa perfecta, su pelo, su olor, su forma de hablar, su mirada... Puede que sea un poquito de cada, pero cuando estamos uno frente al otro, mirándonos a los ojos, y le da ese rayo de luz en sus ojitos color chocolate, es una auténtica hecatombe.
Y que, joder,  si alguna vez me toman por loca, solo tú tienes la culpa.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?