lunes, 26 de septiembre de 2011

Eres la peor de las arañas con la más adicta de sus telas.

Querer no es lo mismo que necesitar, y necesitar no siempre va unido a querer. No sé si te quiero o te necesito, depende de la situación. Mis sentimientos son como una montaña rusa, cambian más que la misma temperatura. Cuando me haces creer que me quieres, me haces sentir como en el mejor de los cielos. Lástima que sea tan pocas veces. Eres capaz de hacer que te odie muchisimo por unos instantes, ponerme enferma, de sacarme de mis casillas y mandarme al infierno de cabeza, y luego, un segundo despues, con tan solo una caricia o incluso una mirada, una sonrisa, una palabra, haces que me debilite y vuelva a adorarte. Pero te juro, que esto se va a acabar, que haré lo que sea para sacarte de mi cabeza, aun que tenga que ser a patadas. Te juro por lo que más quiero, que aun que tenga que torturarme a mi misma, esto se ha acabado, no quiero ser una de tus siete chicas de la semana. Porque una no es tonta, y puede ceder, pero llega un momento en el que ya es cuestión de orgullo, amor propio, llámalo como quieras; pero yo ni puedo, ni quiero seguir así, porque no puedo más, porque todo gira en torno a ti, condicionas mis actos, mis pensamientos, mis decisiones, y eso, eso no es vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?