lunes, 5 de septiembre de 2011

''Cada vez que tu sonríes, yo sonrío''

Tu sonrisa es como una ducha de agua fría el día mas caluroso de todo el verano, como un café ardiendo el día mas frío del invierno, como la flor más bonita de la primavera. Estoy tan acostumbrara a ella, que el día que no me regales una, sería como Nueva York sin su Estatua de la Libertad, como París sin su Torre Eiffel, Roma sin su Coliseo, El Paseo de la Fama sin sus Estrellas, es decir, que siguen estando ahí, pero no son lo mismo, les falta algo, algo indispensable, único, maravilloso, que forma parte de ellas... Falta la guinda del pastel, o la cumbre de un día (casi) perfecto.
'Dedícame una sola sonrisa, y seré feliz las 25 horas del día'


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribo una vez cada lustro. ¿No quieres perdértelo?